martes, 22 de julio de 2008

Crónica de la jornada por Diego Hernández.

En la foto aparece todo el grupo. Junto a los seis miembros de la expedición se encuentra el oficial de enlace, el guía, el cocinero, dos ayudantes de cocina, y por supuesto faltarían para completar el grupo los dos miembros de la expedición, Rafa y Juan Carlos, que tuvieron que dejarnos por razones de salud hace ya dos semanas, a los que no olvidamos, y nuestros enlaces en casa, Juanjo, María y Juan, sin los cuales sería imposible nuestra comunicación practicamente diaria con todos vosostros.

Hoy 22 de Julio cumplimos nuestro quinto día de "condena" en el campo base. La climatología del Karakorum no parece dispuesta a darnos permiso para que subamos sus montañas, es más, hoy incluso ha frustrado nuestro intento de visita al campo base del G-IV, donde los ánimos deben estar tan crispados, o más, que en el nuestro.
Esta mañana nos levantamos con la intención de hacer un poco de actividad para oxigenar nuestras piernas y pulmones, un paseo de unas dos horas nos lleva a Concordia, y en otra hora al base del Gashembrum IV, comer con la gente que esta allí, compartir el estado de ansiedad que provoca tener toda la montaña equipada sin poder subir, y volver a casa, en definitiva distraernos y pasar el día de una forma diferente.Ni siquiera eso, llegando a Concordia la nevada se ha intensificado, ha aumentado el viento, y hemos decidido que lo mejor sería regresar a nuestro cautiverio.
Durante el camino hemos comprobado que hay un intenso trasiego de porteadores arriba y abajo, eso solo significa una cosa... la gente empieza a plegar velas para regresar a casa. Los ánimos cada vez están más enterrados por las nevadas que no dejan de rociarnos durante todo el día, y el tiempo fuera de casa y lejos de nuestra gente empieza a hacer mella en nuestra habitual perseverancia, o más bien, cabezonería montañera, que es la que nos motiva a aguantar en estas circunstancias.
Al principio de la crónica ironizaba comparando el campo base con una "prisión", pero creo que comparto con mis compañeros la sensación de no estar aquí para esperar, sino para actuar, para hacer montaña, alpinismo, subir el Broad Peak que tanto nos ha costado equipar con campos de altura, comida, gas y material de abrigo hasta los 7100m del campo III, y que ahora se muestra hostil y amenazante, que no nos ofrece una sola oportunidad.
En estos momentos te preguntas porque no estas en Alpes o en Pirineos haciendo montaña cada día, sin dificultad, disfrutando de la pura actividad sin depender de tantos factores ajenos a tú control. Entonces es cuando te paras a pensar, y te das cuenta de que subir estas montañas no es una mera actividad alpinística, es mucho más, es una forma de vida, es una experiencia que requiere la inversión de dos meses de un año de tú vida, es un reto mucho más grande que subir una montaña, un reto de convivencia, un reto de adaptación, un reto de paciencia, un reto de perseverancia, en definitiva, un reto que pone a prueba un gran número de facetas de tú persona. A estas alturas de nuestra expedición creo que ya hemos cumplido con la mayor parte de estos objetivos, y tan solo nos queda el más básico, el de subir la montaña, el inconveniente es que no depende solo de nosotros.
Las seis personas que estamos en este campo base repetimos experiencia, algo nos hace estar aquí de nuevo, creo que a estas alturas a todos nos resulta un poco difícil explicar que es. Todos nos vamos que no volveremos a un ochomil y todos hemos vuelto, en el fondo creo que estas montañas provocan una irresistible atracción sobre todos nosotros que solo puede percibirse en algunas de las imágenes que robamos al karakorum, y con las que intentamos convencer o explicar la razón de nuestro empeño en alcanzar estas cumbres.
Para concluir la crónica de hoy, y aprovechando la oportunidad, me gustaría agradecer a mis cinco compañeros de expedición haber convertido en una familia y el campo base en un hogar, que nos ha permitido y nos permite sobrevivir, esperar pacientemente y mantener vivas las ilusiones que nos han traído hasta aquí. De igual modo a toda la gente que nos sigue a través de nuestras crónicas y que nos hace sentirnos arropados también desde casa.

Diego Hernández.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Diego y compañía,

Bueno soy tu tocayo y hermano de Santi. Os sigo todos los días desde el blog y la verdad es que sobre todo querría agradecer a vuestros compañeros que se mantenga este blog tan actualizado y que os permitan ser parte pasiva y activa del mismo, lo cual da una gran sensación de cercanía... tanto es así que desde aquí estamos también desesperados por vuestro mal tiempo (¡con el calor que hace por estas tierras!).

Mi madre me cuenta cuando habla por satélite con Santi, pero a ella también le ha venido muy bien este sistema.

Se ve que habéis conseguido realmente hacer un grupo o incluso una familia, lo cual entiendo que debe ser muy, muy difícil en esas condiciones.

Bueno sólo quería mandaros mucho ánimo, paciencia (espero que mi hermano se haya llevado apuntes de alemán) y desearos que pronto tengáis buen tiempo y podáis conseguir la cumbre todos, como os merecéis... también os tengo que pedir prudencia... contra los elementos no se puede hacer nada.

Un abrazo para todos y especialmente para mi hermano,

Diego

Anónimo dijo...

Hola Diego y Santi,
Os mando este mensaje para calmar un poco mis ansias de coger la mochila y marcharme a los Pirineos o los Alpes.
Os leo y os siento jadeando, con los labios cortados del frio o muertos de calor al medio día, deshidratados. Os imagino metidos en la tienda, esperando, no sabiendo que hacer, no sabiendo de que hablar, deseando estirar las piernas. Estaréis hartos de comidas repetitivas y del olor a humanidad de las tiendas. También un poco acojonados porque sabéis que a nada que pare esto y se prevea buen tiempo saldréis pasito a pasito, despacito, hacia la cumbre.
En fin, cositas que tiene el estar en el sitio más impresionante del mundo, en el momento justo.
Disfrutad chicos, aunque estéis jodidísimos, aunque no podáis comer e hidrataros. Se trata de una de las actividades más puras y honestas que puede hacer el ser humano.
Aupa mutilak! Un abrazo muy fuerte. Ojala os sirva de empujoncito para subir y bajar con lucidez.
Jon Zabala

Anónimo dijo...

Diego,

Aquí seguimos el día día, ya sabes… Sólo quería decirte que te afeitarás tio, tienes una pinta en la foto…
Tonterías aparte, espero que el tiempo vaya mejorando. Desde arriba de las pequeñas montañas del pirineo estaré pensando en todos vosotros! Si te quieres apuntar ya sabes… sé que te queda lejos pero piénsalo así, desde el campo baso es toda bajada hasta Cerler..Y sino, yo también tendré que ser paciente hasta que vuelvas.
Un abrazo muy fuerte a todos y ánimo en estos días.
El Gabacho

Anónimo dijo...

Hola monstruos,

No se porque os vais tan lejos para buscar ventans de buen tiempo, si aqui no deja de hacer calor del de verdad. Ojalá se abran las nubes pronto y podais dar cuenta de ese cerro para regresar antes de que se acabe el verano y la posibilidad de daros un bañito en la playa.

Se ve que en Pakistan estan caras las cuchillas de afeitar porque en las fotos me cuesta adivinar quien es local y quine visitante. Bueno, algunos parecen pakistanies hasta cuando estan en Espiel luchando con la Hemorragias subaractnoidea (no Santi?).

Por otra parte, desde que os habeis hecho amiguitos de la jet ibérica montañea, me da como corte usar este blog. Voy a tener que olvidarme de mis dos nuevos adornos en la barriga y empezar ahacer algo, de lo contrario, ni con mis botas nuevas sere capaz de seguir la estela de los monstruos del Broad.

Ya veo qeu el amigo Jon tambien os sigue. A mi no se me pasa un dia si repasar las nuevas. Para la próxima os regalo un dominio nuevo para crear un blog iberico-sureño y no abusar de la hospitalidad y la paciencia del amigo Alberto.

Un fuerte abrazo a todos, en especial a mis amigos Santi y Diego, a la gran Lina.

Cándido

Ivan dijo...

Hola Diego!!!
He leido esa cronica y nose de que te quejas, si no hay cosa mas complicada que subir a Pinajarro en Noche Vieja y eso tu lo haces con la gorra, jeje, bromas a parte, mucha suerte a todos!! y que os acompañe el tiempo para llegar a la cima...y que apesar de todo el esfuerzo que llevais ya, estoy seguro que estais gozandolo.

Un abrazo y suerte!!!
Ivan